Una de las caracteristicas de la mùsica electrònica es su historia, que en vez de leerla en los libros, tienes que escucharla en un buen par de audìfonos. En Bogotà electrònica escogimos 10 tracks que, podríamos decir, han sido el principio y han servido de influencia de muchas cosas que hemos escuchado a travèz del tiempo.

 

Orbital – ‘Chime’

 

Basado en un par de simples pero absolutamente hipnóticos loops, o bucles, ‘Chime’ un ejemplo de como suena el House fuerte y clara. También se hizo sonar en un sinnumero de discos y ‘chill-rooms’ en todo Estados Unidos y Europa como el ejemplo perfecto de esa música para escuchar y relajarse, pero que todavía tenía bastante pulso a bailar.

 

 

A Guy Called Gerald – ‘Voodoo Ray’

 

A Guy Called Gerald es el nombre artístico del músico, productor y DJ Gerald Simpson. Es más conocido por sus primeras obras en la escena acid house de Mánchester en los años 1980. Fuertemente influenciado por el lado psicodélico del House, ‘Voodoo Ray’ también utilizó ritmos tribales, haciendo de èste una odisea multicolor de post-rave que todavía suena deliciosamente embriagadora hoy.

 

Cajmere – ‘Percolator’

 

Que un track sea remezclado por cada DJ que haya no significa necesariamente que el original sea un clásico, pero en el caso de Cajmere, sin embargo, no hay duda. Las burbujas, las filtraciones son tan maravillosamente extrañas cuando se mezclan con ese ritmo del House de Chicago que es imposible ignorarlo. Si has estado más de una noche de fiesta, es casi garantizado que habrás escuchado a un DJ dejar caer este track en alguna de sus muchas variaciones.

 

Hardrive – ‘Deep Inside’

 

Este enérgico himno, si le podemos llamar así, lleva todas las marcas musicales de sus creadores, Louie Vega y Kenny Dope, más conocidos bajo su nombre de Masters At work: Muestras de voces conmovedoras, acordes de jazz y un ritmo palpitante y carnavalesco que evolucionó desde el Final más funk de la discoteca. Imposible resistirse a este track en un club, o en cualquier otro lugar.

 

E.S.P. – ‘It’s You’

 

Este track, de un dúo poco conocido de Chicago demostró que ese House minimalista aùn podría llevar un beat ‘asesino’. Los ritmos de percusión, el bajo que anda, los golpes ocasionales del synth y las voces susurradas son maravillosamente simples, haciendo una muy buena combinaciòn cuando se mezclan juntos.

 

Mr. Fingers – ‘Can You Feel It’

 

Para aquellos que consideran la música electrónica como algo falto de emoción, le damos esta impresionante obra maestra de 1986 del santo Larry Heard (bajo su alias Mr. Fingers). El último himno del amanecer, la combinación de esos bajos acidos y el sonido de esos sintetizadores hacen que las sensaciones que produce escuchar èsto sean más vívidas.

 

Lil Louis – ‘French Kiss’

 

Este track de Lil ‘Louis fue una de las primeras canciones de House de gozar de un éxito comercial considerable y que a la misma vez sonara en todos los clubs en su lanzamiento. Incluso al escuchar su ritmo infeccioso, implacable y los cambios de ritmos es suficiente para entender exactamente por qué todo el mundo estaba tan emocionado en ese entonces.

 

Mr. Fingers – ‘Mistery Of Love’

 

El equipo de producción y vocales de Chicago, Fingers Inc., sólo pudo haber estado activo por algunos años a mediados de los 80, pero liberó algo de oro indiscutible durante ese tiempo. Fácilmente en la parte superior de la pila està “Mystery of Love”, un viaje épico, atmosférico, que seduce al oyente, pero también exige una acción en la pista de baile.

 

Adonis – ‘No Way Back’

 

La toma mecánica y ácida del House que Adonis perfeccionó en “No Way Back” en 1986, mezcló retro-futurismo con el espíritu y el alma del House clàsico de Chicago, conservando más que suficiente funk en su vitalidad para llenar cualquier pista de baile, y asì lo hizo.

 

‘Frankie Knuckes – Your Love’

 

En todas las listas que hablen de House clàsico, èste track siempre estarà mencionado, y esta no es la excepción.
Primero grabado por Jamie Principle, el ‘Padrino de la Casa’ Frankie Knuckles hizo la pista famosa con su versión un poco más ‘punchis’, todavía con Principle. La secuencia sintetizada que suena al principio de la canción indica que algo especial está a punto de suceder, y en siete minutos y medio ciertamente lo hace, casándose con una sincera canción de amor electrónica con una embriagadora felicidad en la pista de baile – algo por lo que muchos tracks de House se esfuerzan pero tan pocos logran. Ha sido remezclado y reelaborado por muchos, pero la versión de Knuckles and Principle es la que marco la historia de la música electrónica.